Saltar al contenido

Contenido patrocinado

Barón Ashler

Florero
  • Contenido

    8,295
  • Registrado

  • Última Visita

  • Days Won

    1

Barón Ashler last won the day on Agosto 12

Barón Ashler had the most liked content!

Reputación en la Comunidad

15,124 100 % Cuotas al día

Sobre Barón Ashler

  • Cumpleaños 10/06/1971

Visitantes recientes en el perfil

8,939 visitas al perfil
  1. Todo el mundo habla de que si iba a disparar a las nubes o no sé qué, pero tenía un compañero llegando solo al punto de penalti. Si da el pase, las probabilidades de gol eran totales. Aunque pareciera temerario, DC hizo lo mejor.
  2. Les perdí algo la pista a los Stratovarius tras la marcha de Tolkki. Años después he vuelto a engancharme, no solo a su material clásico sino a los últimos lanzamientos, ya sin ningún miembro fundador en sus filas. El disco Nemesis de 2013 suena fresco y no pierde la referencia del power que los hizo grandes. Este tema en concreto me gusta bastante.
  3. Entre el que se unta aceite, el que se llama Vinagre y el nabo que les metimos ya tienes la ensalada.
  4. Pues el lío sí que es gordo, Monchi Alberto Fdez. Düsseldorf 12/08/2020 01:04 CEST Al Sevilla nadie le regaló nunca nada. Pero ni una mísera migaja. Todo se lo ha ganado con el trabajo y el esfuerzo de los suyos. Hasta hizo un estadio sin que las administraciones públicas le arrimasen un ladrillo. Y debe ser que desde ahí se fue generando una forma de ser, de vivir y pensar. Una idiosincrasia mamada por generaciones de sevillistas y que incluso se ha metido en la sangre del propio equipo, haciendo que cada jugador que aterriza por Nervión, si de verdad desea triunfar, se tatúe que para tocar la gloria con los dedos hay que aprender a sufrir. Saber hacerlo, e incluso gozarlo. El nunca se rinde ha cobrado una nueva dimensión. Ya no es el no agachar la cabeza en las adversidades, sino romper los bloques de hormigón a cabezazos si hace falta, como el de Ocampos al Wolves que dio el billete para las semifinales de la Europa League. Todo por una identidad sevillista que arrasa a todo aquello que se pone por delante, incluso haciendo oídos sordos a faltones de diferentes aceras. Identidad y señorío. Decía Monchi que el sevillista ya ve "lío gordo" en esta extraña Europa League de Alemania. Las sensaciones del equipo dan motivos de sobra para soñar con lo inalcanzable. Porque ahora está tan cerca que paradójicamente se ve más lejos, con rivales como el United y posiblemente el Inter como invitados a un fiesta de prestigio europeo. De esos grandes clubes que le dan el valor que merece a una competición donde nadie regala nada. Porque, recordemos, que al Sevilla nadie le ha dado a veces ni las gracias por colocar al fútbol de su tierra en lo más alto. Y si el director deportivo que todo lo puede ha pasado a la fase de engorilamiento enfermizo, es que algo palpa en el ambiente para soñar a lo grande. Normal, ha cruzado este sendero de felicidad nada más que cinco veces. Y qué decir de ese equipo al que no se le adivina su techo justo ahora que todo va llegando a su fin. Un Sevilla que ha alcanzado la velocidad de crucero en el momento clave del curso y con la perspectiva de que el camino está marcado para seguir creciendo. Es lo que da la confianza en las personas y en las decisiones tomadas. La confianza que un día depositó Monchi en Lopetegui. O la misma que depositó el entrenador en Banega cuando por su conocida salida del Sevilla se quería oscurecer la estrella que más brilla por Nervión. O esa confianza en que ninguna tormenta podrá con un grupo que ha superado un positivo antes de un partido decisivo y la barbacoa más inofensiva y conocida de la historia. Ese apoyo en el caído, como hizo que Bono no se hundiese tras el error ante el Cluj que al final quedó en el mayor susto vivido este año en Europa. Se levantó el portero y se colocó la capa para ser ese héroe inesperado. Incluso ya elevado a los altares por aquellos que hoy se han puesto los calzoncillos de las victorias, han visto el partido en el mismo lugar que el día de la Roma, incluso cambiando de ciudad, o han rezado al santo al que tengan mayor devoción, con la estampa arrugá por las cuatro esquinas. Así es el sevillista. Así es su esencia. Y su idiosincrasia. Hoy volverá a dormir como un bendito, soñando despierto sobre que los límites de los sueños sólo existen en la mente de los mediocres. Sin regalos ni ayudas. Construido desde el trabajo y el buen hacer. No hay otra fórmula para el éxito.
  5. Mientras los meta en la portería me da igual si los baja o no.
  6. Cada vez más negro el panorama. Yo me voy haciendo ya a la idea de que el año que viene nada de nada. Ojalá me equivoque.
  7. Si está implicado sí; si no, puede ser una bomba y joder la armonía del grupo.
  8. ¿En serio tienen a un nota que se llama Vinagre o es una coña del autocorrector?
  9. Parece que se va a arrancar por sevillanas.
×
×
  • Crear Nuevo...